La evolución de ‘Silenciosos túmulos de revelación’

No hay hola.

He tenido unos días para repasar el último (y segundo) relato que envié a Literautas por lo de Monta una escena, el texto titulado ‘Silenciosos túmulos de revelación’. En este tiempo, debido a mi manera de trabajar a base de dar y dar y dar vueltas al texto, el relato ha ido creciendo, rescribiéndose buena parte de los párrafos y volviendo a crecer más aún. Las malditas setecientas cincuenta palabras se me siguen haciendo pocas, y eso que en un primer momento creí que este cuento en concreto había quedado más o menos cerrado.

El acaloramiento del momento.

Ahora, más de un mes después de haberlo redactado y tras dos críticas muy positivas, le he visto carencias. Algunas de ellas ya las comenté en su día aquí (como que el texto habla de muchas cosas que yo tengo en mi mente, detalles que forman parte de un universo definido y concreto en mi imaginación, pero que nadie más que yo conoce. Eso volvía al relato cojo). De otras no hablé ya que las descubrí más tarde, como que la limitación de palabras el protagonista quedaba demasiado desdibujado.

He intentado solventar esos problemas con una nueva redacción. Ahora, ya libre de esas asfixiantes setecientas cincuenta palabras, la extensión final casi ha quintuplicado esa cifra. El silo se ha vuelto más detallado, más visible, el personaje principal ya no se reduce a un papel cartón pintarrajeado sino que muestra un poco de su personalidad, los tumularios adquieren más presencia y el origen de la biblioteca toma cuerpo.

Hay por ahí alguien, una de las dos personas que criticó el texto original, que dijo que no la molestaría leer algo más mío. Bien, pues lo va a tener en pocos días: la versión mejorada del relato.

Ahora mismo estoy imprimiendo el borrador final para darle el último repaso (así funciono yo: trabajar durante días o semanas sobre un borrador electrónico y cuando lo veo ya maduro lo imprimo, dejo pasar unos días –por eso de mantener cierta distancia–, corrijo los pocos posibles defectos restantes, tras lo que doy el texto por cerrado). Con un poco de suerte para el fin de semana ya me habré alejado de él lo suficiente, revisado el texto en papel, corregido y acabado.

Mientras obtengo la redacción final esa lectora puede probar a leer el primer relato alojado en este blog, ‘Copos de nieve’. No tiene nada que ver con ‘Silenciosos túmulos’ pero quién sabe, quizá el cambio de registro no la desagrade.

Voy a relajarme un poquito para así apartar de la mente esos silos. Luego regresaré a ellos y corregiré. Cuando todo el proceso haya acabado lo colgaré de aquí… si no descubro que la nueva redacción es tan horrible que debo tirarlo a la basura.

No hay adiós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s