Y sigo viendo cosas raras en la VII Edición de Relatos en Cadena (La Ventana)

VII Concurso La Ventana (Finalistas)

VII Concurso La Ventana (Finalistas)

No hay hola.

Pues sí, seguimos con las incidencias dentro del concurso de La Ventana. Parece que la hubiera tomado con este concurso pero, si veo cosas raras, las digo.

En esta ocasión lo que ha sucedido me parece no sé si igual de grave o más que la anterior. En la página del concurso se lista un decálogo para escribir microrrelatos. Son los siguientes (adjunto además del texto una captura de pantalla con url):

VII Concurso La Ventana: Decálogo
VII Concurso La Ventana: Decálogo

Decálogo para escribir microcuentos

  • Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.
  • Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.
  • Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.
  • Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.
  • El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.
  • Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.
  • Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.
  • Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.
  • Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.
  •   Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.

De este decálogo, opinable, voy a resaltar esta vez el punto segundo: Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

Ahora miramos los finalistas de la segunda semana y nos encontramos con el texto de Raúl Buñuel, el texto titulado ‘Versión actualizada’ (de nuevo adjunto además del texto una captura de pantalla con url):

VII Concurso La Ventana: Semana 2
VII Concurso La Ventana: Semana 2

Érase una vez una princesa que besó un sapo. El médico le recetó Aciclovir para el herpes labial y haloperidol para la esquizofrenia paranoide.

Ahora que alguien me diga que eso no encaja como ejemplo de lo que no hay que hacer según el párrafo del Decálogo antes descrito.

Que conste que todo esto no lo pongo enfadado por no haber acabado ninguna de mis historias elegida (ya soy mayor como para esas tonterías) sino porque a un concurso literario auspiciado por una escuela de escritores le pido calidad de los textos (lo que no vi la semana anterior en un finalista concreto) y coherencia de criterios (no premiar lo que de entrada dices que no aceptas como microcuento).

Espero que los resultados de la tercera semana (no me han llamado, con lo cual entiendo que ninguno de los dos que envié ha ganado nada; tampoco me extraña ya que me despisté y los redacte con apenas una hora sobre el tiempo límite. Vamos, que no están muy meditados) no defrauden.

No hay adiós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s