Las cuencas vacías

Texto presentado al concurso I Certamen Esmaterween. Requisitos: un relato de terror con un máximo de 150 palabras. Como está de moda ¡ale!, una de zombis. Y veo que a estas alturas se me hace muy difícil lo de los microcuentos. Necesito extensión. Mucha.

De ellos no me llamó la atención su hambre o su torpeza. Me sorprendió que todos tenían las cuencas de los ojos vacías. Todos. Sin excepción.

Durante días, meses y años jugué con ellos al gato y el ratón. Nunca estuvo claro quién era quién. Mientras jugábamos aquellas cuencas desnudas me seguían obsesionando.

El juego siguió. Ellos perdieron muchas veces. Yo una. Sólo una. No hacía falta más.

Mordido y febril logré ocultarme de una tienda de ropa. Entre camisas, vestidos y espejos cerré los ojos y me despedí del mundo.

Luego desperté. Hambriento y torpe recorrí la tienda buscando la calle. De camino atisbé una forma en un espejo. Me acerqué a ella. Lo que vi me hizo aullar, aunque apenas pude emitir un gemido.

Eso no era yo.

Clavé las uñas. Tiré. Arranqué. Así me uní a ellos: hambriento, torpe. Ciego.

No quería volver a contemplar mi derrota.

Anuncios

2 comentarios sobre “Las cuencas vacías

    1. Hola.

      Bueno, la verdad es que no ha ganado, así que para el jurado no ha sido tan bueno 😛 A mí esto de los zombis no me acaba de convencer: he tenido un mes en el que he escrito más cuentos Z que en toda mi vida, y me sigue pareciendo (en su inmensa mayoría) una temática agotada y repetitiva.

      Pero me alegro que te guste.

      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s