Tras la puerta de la carne

Nota aclaratoria: No soy nada dado a la poesía. Pero nada de nada. Y sin embargo al leer (es un decir; luego lo explico con más detalle) la propuesta de Argonautas me surgió la idea de intentar algo en plan poesía. Tras darle un poco vueltas me surgió esto. Una vez pulido y enviado descubro que los escritos/poemas deben estar inspirados en una de las ilustraciones que vienen en la página. Y lo descubro sólo porque me lo dice la gente de la revista.

Increíble y sintomático mi despiste: leí el tema (pasión) y punto, ahí me quedé. Así que he optado por no presentar esta poesía, quedando aquí para los restos.


Vértigo espiral

desatando

el Principio

del Final.

Nos hundimos, enlazados y plúmbeos, en este éxtasis inverso.

Mis dedos aletean sobre la pradera de tu carne en ebullición

Espacio trémulo domeñado por tu alma y sus aullidos.

Convocado por ti, tu sangre sella el encuentro.

Placer

ávido de

dolor.

Atisbamos simas de locura feral, la esencia de este universo.

Comulgamos de naturalezas disjuntas fundidas con eslabones de pasión.

Siente, deja que los caminos se abran trazando senderos fallidos.

Errando, ebrios, nos hundimos. Adentro, siempre adentro.

Descubrir

para luego

huir.

Juntos trazamos avenidas delimitadas por lágrimas candentes,

ríos que buscan un mar. Océanos carmesí donde nunca morir.

Toma mi mano, piel lacerada preñada de carne cálida y atormentada.

Toma mi mano. Sufre y goza. Aprende y comparte.

Lecciones

embarazadas de

Olvido.

Me has llamado y yo acudo: maestro de enseñanzas vehementes.

La experiencia del nazareno te doy: transfigurarte y sufrir.

Te abro puertas ocultas para otros: despierto la simiente aletargada.

Uno simetrías divergentes –tortura, solaz y saber– creando vida. Y arte.

Cayendo.

Por siempre.

Cayendo.

Gozando.

Por siempre.

Sufriendo.

Anuncios

2 comentarios sobre “Tras la puerta de la carne

    1. Hola, Aurora.

      Si te fijas lo de la estructura visual tiene su origen en ‘vértigo espiral’. Espiral. Jugando con lo visual hace años empecé un texto que jugaba con las tipografías, los tamaños de fuente y los colores. Pero para llevarlo a buen fin debía manejar más o menos bien un programa tipo Fotochop, y yo con eso soy NULO, así que se quedó en nada.

      Respecto a lo de lírico decir que como no leo poesía (lo admito, me supera/aburre/desespera) me guío por la que en su tiempo, en el colegio, aprendí. Ignoro si en el s. XXI la poesía sigue manteniendo la rima, métrica o lirismo que aprendí de crío.

      Pero bueno, que me alegro que te haya gustado 🙂

      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s