Acerca de ‘La tejedora siempre tiene algo para ti’

No hay hola.

Puñetero detalle de ‘no se harán comentarios’: esa nimiedad (que supone ahorrarme un buen rato de lectura/análisis/crítica) me ha hecho picar de nuevo este mes en el taller de Literautas. Y de paso dejar un rato la novela.

Así que, siguiendo la tradición de mis ‘acerca de’, toca hablar un poco del relatito que he pergeñado.

De entrada el título, ‘La tejedora siempre tiene algo para ti’, ha supuesto todo un reto. No se me ocurría ninguno apropiado que resultara torpe o aburrido. Éste no me acaba de convencer ni a mí, pero me parece el menos malo.

Pero vayamos al texto y a cómo surgió. Cuando leí las premisas de esta edición del taller mr quedé un poco de piedra. Pero no porque resultaran complicadas, sino porque de alguna manera al leer ‘bosque’ y ‘espejo’ sólo me venía a la cabeza una palabra: ‘arañas’. Tal y como lo cuento: ‘arañas’. ¿Qué tiene que ver una araña con un bosque y un espejo para resultar tan insistente esa asociación de ideas? Supongo que otra vez se trata de cosas del subconsciente que quizá comprenda un loquero.

Pero tenía claro que el cuento debía ir por ahí. Así, jugando con los conceptos ‘arañas’, ‘bosque’ y ‘espejo’ me tiré un buen rato, tiempo que –me jode, sí– no le dediqué a la novela. Pero una noche, ya en la cama calentito, la inspiración llegó. Creo haber contado que tengo la horrible manía (‘manía’ por llamarlo de alguna manera) de tener ramalazos de inspiración justo cuando me meto en la cama. O peor aún, cuando ya llevo un poco de tiempo en ella. En esos momentos no puedo tomar notas ni levantarme sin molestar, cosa que no hago por respeto a mi sufridora. Sí, cabreante. Muy cabreante. Pero menos da una piedra. En esas situaciones toca repetir los conceptos una y otra vez, adentrarse en ellos tratando de sacarles todo el jugo posible y rezar porque, a base de machacarlos, al día siguiente quede algo de ellos en la memoria. Esta vez tuve suerte y las ideas básicas regresaron a mi mente cuando me levanté el día siguiente. Así que, ale, a correr hacia el ordenador y apuntar de manera rápida las ideas básicas.

Lo admito, a veces anhelo el vivir solo y poderme levantar para escribir a cualquier hora del día/noche sin tener que estar andando con cuidado de no molestar a nadie. Esta afición de la escritura debería ir acompañada de un certificado de misantropía.

Que sí, al cuento.

De esa manera tan poco apropiada surgió el bosque de Llogor. Sí, a los fans de cierto escritor famosillo seguro que les suena algo así: el nombre tiene que ver con cierta raza de Los Mitos, aunque se puede decir surgió como simple palabra (una mera sonoridad), y no tiene nada que ver con esas criaturas angelicales. De igual manera va y sutil creo que el relato tiene algo de La Historia Interminable, pero no me atrevo a concretar qué. Se trata de otra de esas sensaciones mías.

Respecto a lo que sugería el taller intenté meter el detalle añadido de ‘personaje que sólo suelta mentiras’, pero tuve que desechar la idea. ¿Por qué? La historia me pedía un tono directo, que se narrara siguiendo un estilo de romper la cuarta pared. A eso había que añadir que en él muestro un escenario y una trama que por sí mismas me parecían sugerentes e interesantes. ¿Tenía luego que tirar por tierra todo ello y hacer ver que se trataba de mentiras? No me convencía la idea, y en setecientas cincuenta palabras no veía la manera de crear historia y luego desfacer el entuerto de una manera satisfactoria. Así que a tomar por saco el mentiroso.

El resultado creo que posee cierto toque de onírico. O quizá debería decir digno de una pesadilla. Bueno, quien lo lea sabrá decir si uno u otro, o si ninguno de los dos. ¿Que dónde leerlo? Pues ya mismo en la web de Literautas. Ale, a comentar: por cada comentario que hagáis impediré que una de esas arañas os preste atención. O lo intentaré, que las jodías son muy esquivas 😛

No hay adiós.

P.D.: Voy a hablar un poco de la novela.

¿Cómo está la novela? Bien, gracias.

Nah, ahora en serio. Para ella tracé un borrador con tres historias interrelacionadas. Por un lado la línea de acontecimientos principal. Luego una historia con un desarrollo inicial bastante corto, pero que luego se insertaba de lleno con la principal. Y para acabar una paralela a ambas, en cierta medida independiente pero que sirve de ‘pulso’, de ‘control’ de las demás.

Pues bien, a estas alturas ya tengo el borrador del 95% de las dos historias secundarias. He estado cosa de dos semanas a un ritmo de capítulo/interludio diario (unas dos mil palabras, lo que para mí es un ritmo bastante bueno). Me queda añadirlas unos pocos detalles para tener un primer borrador. De la historia principal llevo más o menos el 10% del borrador inicial; con suerte tendré un primer borrador para finales de enero.

Y hasta aquí puedo leer, amigos.

Mucha historia, mucho trasfondo, mucha documentación, mucha arquitectura social/biológica. Porque sí, la novela tiene mucho de fantasía, pero también toques de ciencia ficción. Adoro la cifi dura y eso se no en muchos de mis textos: intento crear universos coherentes, complejos pero estructurados (siempre dentro de los límites de lo fantasioso, claro). En definitiva, en esta novela hay mucho casi que de todo. Toco desde simple magia y espada a utopía social, biología, ecología, todo enmarcado en un universo (algunos ya se imaginarán de qué hablo, más que anda porque lo he usado para ambientar ya un buen número de relatos) que cada vez crece más y se vuelve más rico, complejo. Y, por supuesto para mí, atrayente.

Me parece que estoy sacando una cantidad exorbitante palabras. Me temo que la redacción final a superar de lejos las cien mil. Y eso teniendo en cuenta que partí de un relato que ni siquiera llegaba al millar. Un trabajo enorme que aun no tengo nada claro si irá a algún sitio. O siquiera si el esfuerzo rentará.

Os dejo, que debo seguir escribiendo borradores. Ale, id en paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s