Nuevo relato mío en Revista Argonautas nº 11

No hay hola.

Vaya por dios. Ayer, justo ayer, preparé un ‘Acerca de’ del relato que mandé a Revista Argonautas hace unos días. Escribí ese ‘Acerca de’ pensando que, como en mis últimos dos intentos (os dejo aquí y aquí los textos finales, ampliados tras los rechazos, para que no os los perdáis), no me lo iban a aceptar. ¿Por qué? Pues más que nada porque el final del mismo pecaba (por no decir se revolcaba) en lo ‘políticamente incorrecto’. Bueno, y también porque tiene un componente final de género fantástico que le da significado a toda la historia, pero que al mismo tiempo a un lector no predispuesto le puede tirar para atrás.

Pero, mira por donde, esta tarde abro el correo y ¡ta–chán! me encuentro con que me lo han aceptado. Así que de aquí a unas semanas vosotros mismos podréis decirme si de verdad me he pasado un poco con la resolución de la historia o no. Os voy a confesar la verdad, o al menos la mía a mi manera de verla. Desde mi punto de vista ese personaje, con el bagaje que se intuye en la historia, tiene todo el derecho a tomar esa decisión, o incluso una más cafre. Cuando leáis el cuento seguro que entenderéis de lo que hablo. Y puede que incluso alguno me secunde. Los que se escandalicen que me lo hagan saber, por favor.

Pero bueno, a lo que iba. Que sí: nuevo relato mío en Revista Argonautas, en el nº 11. Según me dicen estará a vuestra disposición el próximo 1 de febrero. ¡Y gratix! En esta ocasión el cuento se titula… na, ya lo veréis.

El ‘Acerca de’ que escribí ayer lo colgaré aquí, sin duda, pero ya para mediados de febrero. Para entonces habrá dado tiempo a que mis millones de fans lo tengan leído y releído. Aviso, se trata de un ‘Acerca de’ diferente al del resto de los que he escrito hasta ahora. Incluso –¡ madre mía!– tiene fotos.

Bueno, os dejo que debo seguir con la novela. Al ritmo al que voy, leeeeeento, me da que voy a acabar de publicar los de #LCAdR y todavía no va a estar acabada. Por dios, ¿por qué tendré esta manera tan lenta de escribir? ¿Por qué se me centuplican las escenas, las descripciones, los detalles de entorno/trasfondo que se engarzan entre sí, las situaciones –en definitiva, las palabras– y la cosa se alarga más que una semana sin pan?

No hay adiós.

P.D.: todavía estáis a tiempo de comprar un ejemplar de la I Antología de Argonautas. En ella, junto a mucha más gente muy interesante, no hay uno sino dos relatos míos. Así que si queréis regalar cultura (nada de estúpidos drones, móviles alienantes o videojuegos sorbecerebros) esa puede ser una magnífica oportunidad.

P.D. II: Un besito lleno de admiración a Philip José Farmer, allá donde esté, aunque sea en la Nada Más Absoluta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s