Migración de los cuentos Literautas a aquí

No hay hola.

Tranquilidad, la gente de Literautas no se mueve a aquí, no 😛 Lo que ocurre es que voy a empezar a colgar los microcuentos que tengo alojados en Literautas a esta web. Desde hace tiempo me daba un poco de ‘yuyu’ que las únicas copias de esos textos estuvieran colgadas en un espacio que no controlo. ¿Y si, por cualquier razón, la web cae, la hackean o desaparece? Sí, sé de sobra que esos cuentos no van a ningún lado, pero bueno: no está mal que cuenten con una copia de respaldo.

Por todo ello, de aquí a varios meses voy a irlos colgado aquí, a ritmo de uno por semana. Eso servirá en parte para ‘reflotar’ los más viejos, y que si alguien se deja caer por esta web y no conocía los textos de Literautas tenga la opción de leerlos.

Recordad, uno por semana y a partir de mañana (ejem: hoy :P). Os podéis hacer una idea de lo que se avecina si leéis la lista de textos asociados a Literautas que hay en Textos publicados.

Nota aclaratoria: los cuentos que ya he colgado en esta web, todos en su versión ampliada, no los voy a colgar de nuevo dado que la versión de Literautas ha quedado desactualizada. Y no me voy a molestar en revisarlos: los colgaré tal y como los mandé en su día, errores incluidos.

En definitiva, hay contenidos para unos cuantos meses.

Mientras tanto seguiré trabajando en diversos relatos (aunque casi seguro que más de uno acabará en el cajón, pillando polvo) y la novela, que lleva un mes y pico apartada por falta de tiempo/fuerzas.

En lo relativo a la novela, por si a alguno le pica la curiosidad, decir que llevo escritas 110.000 palabras del primer borrador. Sé que eso supone que todavía me queda 1/3 de ese primer borrador. Luego debería añadir los textos que se han quedado por el camino (surgidos de notas que he ido tomando sobre la marcha, la mayoría detalles de trasfondo que dan consistencia tanto a los personajes como al entorno en que se mueven; eso me pasa por querer mantener alto el nivel, crear un mundo y habitantes coherentes manteniendo el sentido de la maravilla al tiempo que no me cargo la suspensión de incredulidad). Luego tendré que reescribir ese segundo borrador casi de cabo a rabo para homogeneizar el estilo. Luego vendrá el periodo de barbecho, tras el que seguiría una última revisión… Trabajando en todo ello al mismo tiempo que consciente de que, con gran seguridad, me voy a topar con una ristra de noes, editorial tras editorial: el trabajo (casi sangre, sudor y lágrimas, textual) de más de año y medio podría al garete. Eso mientras leo cada soberana basura editada y bien pagada que no paro de flipar (si no lo digo reviento).

Ale.

No hay adiós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s