La música obsesiva

No hay hola.

Con esta entrada voy a iniciar una sección que quiero (espero) tenga continuidad: la de la música obsesivo—inspiradora.

Cuando escribo intento ponerme de fondo ‘algo’, muchas veces sin preocuparme lo que se trate siempre y cuando que entre dentro de mis gustos más o menos viejunos. Más por comodidad que por otra cosa, desde hace unos años tiro de youtube para ese menester: me permite escuchar mis discos enteros sin tener que levantarme cada equis tiempo a enredar en la cadena, levantarme a rebuscar en el armario de los CDs, etc. Además, lo que en mi caso supone un plus, con las sugerencias de vez en cuando descubro novedades, rarezas o piezas del underground que de otra manera no conocería.

Entre los discos así escuchados algunos acaban sonando una, dos, diez, veinte veces. De ellos voy a hablar. Por supuesto que no voy a dedicarme a mostrar toda la música que pongo o dejo de poner: no poseo tal afán de protagonismo, aparte de que dada la gente que entra en esta web eso rozaría el ridículo más absoluto. Pero sí quiero poner de vez en cuando discos que, de una manera u otra, me han ayudado a escribir provocando o creando una atmósfera propicia para ello. Cuando estoy metido ‘en harina’ y el cuerpo me pide repetir y repetir un mismo disco eso significa que ese disco tiene algo. Por supuesto tampoco pretendo saber qué es ese algo: a veces, cuando lo intuya, lo diré; otras sólo me limitaré a colocarlo aquí. Pero quizá esa lista de obras le sirva a alguien para inspirarse. Si eso ocurre esta sección ya habrá demostrado poseer un mínimo de utilidad.

Así que en breve empezaré con esta sección: ya tengo seleccionados dos discos que me han acompañado de manera casi obsesiva en las últimas treinta mil palabras escritas. Uno de ellos, con casi veinte años a su espalda,  a mi gusto ya se ha convertido en todo un clásico. El otro lo he descubierto por puro azar: ha visto la luz apenas hace mes y medio y creo que con todo derecho podría alcanzar el rango de clásico dentro de su género (al menos a mí me parece una joya como esa sobre la que llevo tres semanas escribiendo).

Se acabó lo que se daba.

No hay adiós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s