Trees of Eternity – Hour of the Nightingale

No hay hola.

Antes de que acabe el año quiero hablar de este disco. Lo he descubierto hace menos de un mes y para mí ya se ha convertido en una joya que debo visitar con frecuencia.

En la anterior entrada hablé de una disco que se puede considerar un clásico por derecho propio (y por antigüedad), lleno de energía y frescura. Como contrapunto ahora hablo de este muy reciente primer —y con toda seguridad único— disco de Trees of Eternity. A mi entender Hour of the Nightingale se merece entrar en ese grupo de discos por méritos propios: posee tal halo de tristeza y angustia que para mí ya ha ascendido a la cumbre de ese género que tanto me apasiona llamado doom.

He descubierto este disco a través de youtube. Estaba oyendo el disco de otro grupo (otro caso de obsesión en los últimos días), acabó y vi en el lateral una portada que me llamó la atención. Pinché en ella y… por dios, ¡qué belleza! Por sí sola la portada ya me parece hermosa, una auténtica preciosidad: sencilla pero poderosa. Además encajaba casi a la perfección con lo que estaba escribiendo. Pero la música… la palabra ‘hermosa’ se queda muy corta.

Escuchar los temas de Trees of Eternity, acompañado de la trágica voz de Aleah, me ha servido para crear el ambiente perfecto para cierto proyecto en el que llevo tiempo liado. Temas de tristeza tan indescriptible como ‘A Million Tears’ o ‘Sinking Ships’ permiten generar la atmósfera ideal para narrar belleza, impotencia y tragedia.

La palabra ‘tragedia’ define en gran parte a Trees of Eternity. A los que como yo descubran el grupo y les hechice la voz contenida y susurrante de Aleah Stanbrigde ya se pueden solazar con este Hour of the Nightingale, porque no habrá nunca nada más. Aleah Stanbrigde murió de cáncer antes de ver este disco editado. Ese detalle hace que temas como ‘My Requiem’ adquieran un doble significado. El disco entero parece un canto de cisne, el regalo para los oídos que nos hace alguien que sabe que no va a ver acabado su trabajo.

Aquí lo dejo.

Si a alguien le gusta lo que se oye en Hour of the Nightingale que no se pierda el grupo del otro compositor: Swallow the Sun. Hay pasajes de Hour of the Nightingale que parecen sacados de un disco de Swallow the Sun. Pero cuidado con oír a esa gente: puede que entres en su música y no sepas cómo salir. O no quieras hacerlo.

Admito que en este caso el disco no es apto para todos los gustos: este tipo de música triste, lánguida y depresiva aburre e incluso incomoda a más de uno. Pero yo la adoro. De hecho, según escribo esto el disco me está llamando para oírlo otra vez. Debo volver a estremecerme con temas como ‘A Million Tears’, el triste ‘Hour of the Nightingale’, el oscuro ‘Eye of Night’ o el emocionante ‘Gallows Bird’ (que incluye la majestuosa voz de Nick Holmes).

Allá voy.

“Every tear I cry

Burns a way through my eyes

Where I see through my lies

 

Every tear I cry

Makes trails in the ice

Where I am warm inside”

A Million Tears

Casi parecen los últimos pensamientos de cierto castigado.

Qué pena. Nunca les podré ver en directo, nunca podré estremecerme oyendo en vivo esa voz suya…

No hay adiós.

PD (26/03/2017): Al fin. Lo tengo. Es mío. Me pertenece. Sí. Ya está en mi estantería, con todos los demás.

Trees of Eternity - Hour of the Nightingale
Trees of Eternity – Hour of the Nightingale

Y sigue siendo una maravilla de disco, sí. De cabo a rabo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s