Acerca de ‘El último ataque’

No hay hola.

Bueno: de este cuento puedo decir poco. A inicios de mes de fui de vacaciones y regresé casi el 13, así que poco tiempo tuve para él. El primer borrador lo perpetré en apenas unas horas. Me obligué a seguir la manera de trabajar en EDLE: menos mostrar y mucho más contar. Y eso en sólo quinientas miserables palabras… no me gusta, pero bueno: ahí está el reto.

Por si no tenéis acceso a los requisitos, esto es lo que se pedía:

  • La protagonista debe ser una guerrera.
  • La protagonista debe disparar un cañón en el tiempo presente del relato.
  • Deben lanzarle una botella de vino a la protagonista en el tiempo presente del relato.

Al leer lo de ‘guerrera’ me vino a la mente Red Sonja. Sí, qué se le va a hacer: no puedo considerarme muy original 😛 Lo del cañón, en vista de la profesión de la protagonista, no debía de suponer mucho problema. Pero no puedo decir lo mismo de la botella de vino. Joder, no se me ocurría la manera de meter ese detalle de argumento… y la fecha de partir de vacaciones se echaba encima.

Sin saber del todo cómo, el mismo día de partir y con las maletas ya acabadas, colocadas ante la puerta, me vino la inspiración para el botellazo de marras: ¿qué mejor que eso como el detonante del cañonazo?

Me estoy adelantando.

La Red Sonja original de Howard aparece como personaje en un cuento relativo al asedio de la Viena del siglo XVI. Desde casi quinientos años asedio ha equivalido a bombardeo, a cañones. Si hacemos que al mando de las tropas asediantes haya una mujer ya tenemos una buena parte del argumento del relato.

Pero quedaba la puta botella. El botellazo debía tener peso principal en la narración. Botellazo equivale a ofensa, y sobre todo a pelea sucia, de taberna. Una ofensa de taberna, realizada contra una comandante de un ejército, suele acabar mal.

«Uich, me da que tengo historia», pensé.

Así que con las maletas ya hechas encendí el ordenador y me puse como un loco a escribir el borrador. A mi regreso, con un poco más de tiempo y habiendo recibido los siempre útiles comentarios de mis alfa lectores, me puse con una versión más madura.

Espero que os agrade el resultado final. En breve lo podréis leer y poner a parir (o alabar).

No hay adiós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s