• «Efímera», mi primera novela

    Efímera - portada

    Efímera - portada

  • Libros Libres, magazine pulp

    Banner de la revista Libros Libres
  • Visiones fugaces: recopilación de microcuentos

    Visiones fugaces: recopilación de microcuentos
  • Renaissance: El nuevo ciclo de los mitos

    Renaissance: El nuevo ciclo de los mitos
  • Argonautas: I Antología y I Artbook

    Argonautas: I Antología y I Artbook. Nuevos ilustradores, nuevos autores. Y entre ellos este humilde servidor. ¡Sí!
  • Estoy en GoodReads

  • Esquirlas de Vacío

  • Si has caído en la sima ¿donas?

    PayPal Donate Button
  • Licencia Creative Commons

    Safe Creative #1410200141127

Resumen de escritura: junio 2020

No hay hola.

De nuevo un mes para olvidar. Me veo inmerso en esta nueva normalidad y eso implica continuar con los dos cursos que dejé a medias en marzo pasado. Vamos, que ya no tengo tiempo para casi nada. Algo que queda muy claro en los números de este mes, horribles.

Como no estoy de muy buen humor voy directo al grano. Los totales del mes dan asco. Así, tal y como suena:

Resumen-2020-6

Resumen-2020-6

  • Días que he escrito: 10.
  • Días que no he escrito nada: 19.
  • Días que superé las 1.999 palabras: 4.
  • Total palabras escritas: 18.208.
  • Media de palabras/día: 607.

Lo dicho: penoso, horrible. Esta debacle se ve mejor gracias al detalle:

Resumen-2020-6 (detalle)

Resumen-2020-6 (detalle)

La palabra de antes, “horrible”, se queda corta.

Al menos, en mi defensa, puedo decir que las cifras de la semana del 8 al 14 engañan: en esos días no es que no haya escrito nada, sino que he borrado. He estado metiendo tijera a la novela que he acabado el mes pasado. En esos días he recortado unas 25.000 palabras (lo rápido, lo fácil: quitar texto dedicado al desarrollo de fondo de personaje y descripciones de corte costumbrista que servían para dibujar escenarios y pinceladas socioculturales). Ahora me queda la tarea más gorda: llegar al límite inferior de palabras marcado por el editor sin que la novela quede demasiado en los huesos.

Y mientras sigo con la novelette para el concurso de El Transbordador. Por ahora (primer borrador listo) cuenta con 26.000 palabras. Calculo que el texto final rondará las 30.000 palabras. A ver si me da tiempo a presentarla. Y si no… otra historia de La Voluntad lista. Y una que no tiene nada que ver con barcos 😛 No, esta vez va de caballeros y brujas, ciudades y flores, y entre medias la furia de un volcán. Espero que algún día podáis leer esa historia como creo que se merece: bien editada.

Por cierto, tras probar Inkarnate no me convence: demasiado prisionero y limitado. Un ejemplo de ello: a la hora de trazar una costa, el cursor dibuja en parte lo que le sale de los cojones. Mete ruido (una especie de caos) para que el trazo nunca quede lineal. Eso para hacer algo a partir de cero no está mal. Pero cuando tienes una línea de costa muy bien pensada (con sus cabos, sus bahías, sus estuarios, etc.) el tener ese algoritmo toca mucho las narices. Y además lo que hace sólo lo puedes exportar a imagen: nada de vectorial ni similar. Vamos, que o modificas el plano desde su web, con ellos, o te tienes que comer los cuernos con un programa tipo Potochop. Y claro, para eso sigo con mi Inkscape y listo.

No hay adiós.

Resumen de escritura: mayo 2020

No hay hola.

Un mes más, unas cuantas palabras más a la chepa.

Este mes de mayo ha significado para mí acabar un trabajo muy especial: casi dos años después, y tras 265.000 palabras, daba por terminada la etapa de borradores de mi segunda novela. De nuevo se trata una historia de marineros enfrentados a circunstancias que nunca se hubieran podido imaginar. Pero en este caso no describo una simple escaramuza (el caso de mi primera novela, Efímera). Esta nueva novela narra toda una travesía, metiéndose en el interior de la nave, en su día a día y en los hombres obligados a compartir ese espacio. Dado el amplio marco temporal de la acción, y a que en la nave se sucederán una serie bastante numerosa de acontecimientos, por fuerza he necesitado bastantes más palabras que en la anterior novela. Y eso que me he cortado y dejado una buena cantidad de detalles en el tintero. Al final ha quedado un volumen de unas 265.000 palabras.

Una cifra gruesa, grande, gorda.

Y la condena que se puede decir que mata a la novela antes de nacer: ya me hago a la idea de que va a resultar casi imposible verla publicada tal cual. Salvo que… salvo que me ponga con otro trabajo: reducirla a la mitad. Labor de tijera, o más bien de hacha unida a dinamita.

Pero mientras me pongo a ello (admito que me duele) he decidido meterme con una nueva novelette, esta orientada al concurso de mi editorial. Sabiendo que no puedo pasar de 40.000 palabrillas he preparado un guion de una historia mucho más directa. Nada de profundizar en personajes ni en situaciones.

A todo esto, el mes se puede dividir en dos partes: por un lado el remate final a la novela, con cifras de lectura/revisión altas; por otro el de la preparación de la nueva historia, un proceso mucho más lento. Entre ellas, una pausa de unos días. He aquí el resumen:

Resumen-2020-5

Resumen-2020-5

La cifra total de palabras ha bajado mucho, y el rojo se ha prodigado. En parte eso se debe a que entre acabar la novela y empezar la nueva me he tomado una semana de no escribir nada y sólo dedicarme a pensar cómo atacar la novelette. Asi ha quedado el detalle:

Resumen-2020-5 (detalle)

Resumen-2020-5 (detalle)

Lo dicho: mucho rojo. Y en la segunda mitad del mes, cuando no hay rojo hay cifras muy bajas, que apenas rebasan el mínimo de las 2.000 palabras diarias.

Para más INRI, este mes que entra retomo el curso de las tardes. Vamos, que me temo que no va a ir mucho mejor de cifras. En definitiva, a aprovechar los fines de semana de la mejor manera que pueda.

Los números del mes:

  • Días que he escrito: 19
  • Días que no he escrito nada: 10.
  • Días que superé las 1.999 palabras: 16.
  • Total palabras escritas: 87.914.
  • Media de palabras/día: 2.836.

Pues lo dicho, este mes de junio a adelantar en lo posible la novelette y pensar cómo aplicar el hacha a la novela mastodonte.

No hay adiós.

PD: Y para acabar de perder el tiempo hoy me tiro buena parte de mi última tarde libre trasteando con Inkarnate. La web no me acaba de convencer. Por ejemplo, ¿cómo narices se dibujan los ríos?

Bueno, como muestra de lo que he hecho os dejo una imagen recortada. En ella se ver parte del rótulo que da título al ciclo de novelas a las que pertenece Efímera y esta que he acabado este mes: el Ciclo del Mar Óseo.

Recorte Mar Óseo

Recorte Mar Óseo

PD II: Al menos ya tengo una novela gorda para cuando sea más famoso que el tal Sanderson ese, o el Erikson, ahora mismo dos de los más afamados generadores de tochos gordos que se venden como churros en la fantasía 😛 Algún día saldrá como versión expandida de la primera.

Resumen de escritura: abril 2020

No hay hola.

¿Qué? Mes raro este, ¿no?

Para mí sí… y no. Por la naturaleza de mi trabajo no me he visto muy afectado por el aislamiento, pero aun así lo he notado. A bien: ha resultado todo un placer disfrutar de esas calles vacías, muertas, sobre todo en esas semanas del cierre absoluto. Sé que puede sonar raro, pero me he sentido más que cómodo en esa soledad: muy a gusto de no ver a nadie en toda la calle, y mientras yo trabajando. Ya tengo claro que, si algún día llego a la jubilación, me voy a perder en algún sitio tranquilo, sin gente. Al menos para eso estará la España vaciada.

Esa soledad forzada no me ha impedido seguir dando el callo con el otro trabajo, el de la escritura. Sigo revisando el último borrador de la nueva novela: leer, tachar, corregir y pasar a limpio. Eso he estado haciendo casi por completo en mis tiempos libres. Y creo que se ha notado en los resultados al cabo del mes. Cada vez que lo pienso doy gracias por haber acabado e impreso el segundo justo antes de que todo esto empezase: un sólo día más y no hubiera podido imprimir las ochocientas cuarenta páginas del mamotreto. Pero lo hice, y con ello me encontré con trabajo para un par de meses.

Y, como digo, a ello he estado este mes. Este es el resumen:

Resumen-2020-4

Resumen-2020-4

Por supuesto, las cifras tan altas se deben a que, más que escribir de cero, me he encontrado con un texto ya firme en un 60 %. Pero el 40 % restante ha veces ha implicado reescribirlo desde cero. Mucho lápiz sobre el papel, sí señor.

Aquí tenéis el detalle:

Resumen-2020-4 (detalle)

Resumen-2020-4 (detalle)

Como veis hay mucho menos rojo, lo que da gusto. Incluso hay días con cifras exageradas. Daba gusto ver que el texto iba hacia delante y hacia delante casi él solo. Otros días, coincidiendo con pasajes que se me atragantaron en la redacción inicial, las cifras bajaron de manera evidente. Entre medias ha habido días de descanso. Además, en uno en concreto que no hice nada de la novela sino que tuve que trabajar en un microcuento que me pidieron: para mi sorpresa descubrí que, estando como estaba centrado en la novela, no se me ocurría nada acorde a esa extensión tan corta. Menos mal que, otra vez, la noche me sirvió de inspiración: la mañana de cierto sábado me levanté directo hacia el ordenador, a apuntar lo pensado a lo largo de la noche. Luego, el resto del día escribiendo, reescribiendo y corrigiendo. Espero poder hablar de ello en un tiempo, así como de otra noticia que me hizo mucha ilusión y que también me dieron por esas fechas. Pero todo eso ya llegará.

En definitiva, que en este mes me he pulido casi el 50 % de la novela. Con suerte, tendré acabado el borrador para mediados de mayo.

Aquí os dejo los números:

  • Días que he escrito: 26.
  • Días que no he escrito nada: 4.
  • Días que superé las 1.999 palabras: 26.
  • Total palabras escritas: 149.975.
  • Media de palabras/día: 4.999.

Lo ideal: pocos días a cero y una media muy alta.

Lo que dije el mes anterior de empezar a mover la novela por editoriales para fin de primavera me temo que se va a quedar en nada: por primera vez en mi vida voy a contar con lectores beta. Eso me va a obligar a esperar por lo menos a otoño para moverla. No se puede tener todo. Pero mientras ya tengo trabajo 🙂

No hay adiós.

Resumen de escritura: marzo 2020

No hay hola.

Bueno, aquí vamos: al ajo.

En este mes tan raro, con los confinamientos (para quienes los tengan que cumplir, que yo no) y demás, he vivido dos etapas de escritura muy diferenciadas. Hasta el día 16 tuve que estar al pico y pala del segundo borrador de la novela: delante de la pantalla por las noches, tratando de arrancar más páginas legibles. Al menos, en esos días ya me habían suspendido los dos cursos con los que estaba y que me copaban todas las tardes: su algo ha tenido para mí la pandemia, eso ha sido el poder disfrutar de horas libres por la tarde, que por la mañana seguimos callejeando en el curro.

Lo dicho: el día 16 acabé el segundo borrador. Pero después de ese llega el tercero: imprimir todo y, ya sobre papel, darle el último repaso. Al menos eso tiene de bueno que no me obliga a estar encadenado al equipo sino que puedo ir por ahí con mi portaminas y mi goma de borrar corrigiendo las páginas. Esa dinámica, muy diferente, se nota en los números: en vez de una cantidad más o menos constante de palabras día a día, hay días con cero palabras y otros (cuando acabo de repasar el episodio y llevo los cambios al texto) con una buena cantidad de miles de palabras. Los que tengan ojos van a poder así ver la extensión aproximada de cada capítulo de la nueva novela.

Pero bueno, ya basta de rollos patateros. Vayamos a lo que nos ha traído aquí.

Primero os dejo las cifras generales:

Resumen-2020-3

Resumen-2020-3

De nuevo las cifras dan mucha pena. Aquí os dejo el detalle:

Resumen-2020-3 (detalle)

Resumen-2020-3 (detalle)

Como veis, hay rojo por todas partes. Pero al menos a partir del día 16 tiene su razón de ser: esos días que no he escrito nada, la verdad es que los dedicaba a leer el borrador en papel. La única excepción a esa norma está en el fin semana del 28 y 29: ese día nos golpeó el virus y yo no estaba con cuerpo para nada. Bastante tuve con esperar en la puerta de urgencias y andar pegado al móvil. Pero a partir de ese domingo 30 me obligué a seguir con la rutina y así pensar menos en algo sobre lo que no tengo el menor control.

Ahora toca hablar de los números:

  • Días que he escrito: 20.
  • Días que no he escrito nada: 9.
  • Días que superé las 1999 palabras: 17.
  • Total palabras escritas: 79.144.
  • Media de palabras/día: 2.553.

Hay muchos días a cero, sí. Pero ya he explicado la razón de ello. Lo importante (en el sentido literario) es que la novela avanza hacia un texto definitivo. Con suerte, para fin de primavera la empezaré a mover por editoriales.

No hay adiós.

Resumen de escritura: febrero 2020

No hay hola.

Lo sé: esta entrada llega muy tarde, a un vergonzoso 19 del mes. Pero por diversas razones este mes está resultando bastante intenso. Por decir algo. Trabajo, cursos, familia, enfermedad, ocios, agotamiento… todo se ha acumulado de una manera inmisericorde. Tanto que hasta hoy no he podido encontrar un momento para escribir esta entrada.

Pero aquí está 🙂

Como siempre, primero las cifras generales:

Resumen 2020-2

Resumen 2020-2

Sí, las cifras dan pena. Pero atentos al detalle:

Resumen 2020-2 (detalle)

Resumen 2020-2 (detalle)

Rojo, rojo por todas partes, y yo sin nada que poder hacer. Ha habido días que he acabado lo que se dice muerto delante del teclado, luchando por llegar (o superar) las 2.000 palabras. Bueno, cuando llegue le momento de revisar ese texto sé que deberé hacer trabajo doble.

Toca el momento de desgranar los números:

  • Días que he escrito: 24.
  • Días que no he escrito nada: 4.
  • Días que superé las 1999 palabras: 19.
  • Total palabras escritas: 58.633.
  • Media de palabras/día: 2.022.

Hay menos días a cero, pero muchos más en los que no llego al mínimo. Y aun así, lo hago agotado. Terrible. Pero es lo que hay.

A ver cómo acaba este mes de marzo, pero ya adelanto que vais a notar diferencias. Y no por el aislamiento este de la cuarentena: pertenezco a ese grupo de afortunados que estamos movilizados por el coronavirus. Para mí (como Técnico Superior en Salud Ambiental) no existe el encierro sino trabajo extra. Eso, y un jefe que el pobre está de los nervios.

Bueno, que esta entrada no da para más. No, señor.

No hay adiós.

Resumen de escritura: enero 2020

No hay hola.

Un nuevo mes. Un nuevo año. Y las ganas de escribir siguen ahí.

Pero, por desgracia, de nuevo me veo obligado a hacer cursos para el nuevo trabajo: este pasado día 27 empecé uno que me ocupa toda la tarde y que acaba en… dios mío, en mayo. ¡Por favor, mayo! 😦

Pero, aun con curso, voy a intentar sacar tiempo para escribir un poco cada día. ¿Qué hago desde que el curso empezó? Pues llego a casa a eso de las ocho y media, nueve menos algo. Entonces ceno con calma (no es cuestión de hacerlo a tragullones para acabar con indigestión, que al día siguiente hay que levantarse a las 6 de la mañana) y luego dedico un par de horas al vicio/trabajo.

Con todo ello ha quedado un mes regular. Aquí os dejo las cifras generales:

Resumen 2020-1

Resumen 2020-1

Para mi desgracia, este mes el rojo es muy gordo. Pese a ello, la cifra media supera (por poco) las barrera moral de las 2.000 palabras.

Aquí os dejo el detalle, para que veáis mejor lo que ha pasado:

Resumen 2020-1 (detalle)

Resumen 2020-1 (detalle)

Como se puede apreciar, los fines de semana resultan mortales. En vez de contar con tiempo para mi, se convierten en momentos para hacer (comprar, etc.) lo que no ha dado tiempo en la semana 😦 Nada, o poco, de escribir.

Ahora, los números claritos:

  • Días que he escrito: 23.
  • Días que no he escrito nada: 8.
  • Días que superé las 1999 palabras: 22.
  • Total palabras escritas: 69.331.
  • Media de palabras/día: 2.236.

La cifra de rojo pesa mucho, arrastrando el total de palabras escritas así como la media. Y eso que un día casi llego a las 6.000 palabras. Eso por no decir que estas cifras se corresponden a la revisión del primer borrador de la nueva novela: vamos, que estoy con el segundo borrador. Espero poder acabar este segundo borrador este mes, y luego empezar con el repaso final. Objetivo: como creo haber dicho ya, tener un texto final en verano (lectores beta [que esta vez espero poder contar con alguno], dios mediante).

Bueno, a modo de resumen creo que esta entrada no da para más.

No hay adiós.

Resumen de escritura: diciembre 2019

No hay hola.

Pues se acabó el mes. Y el año. Pero no las ganas de escribir. Para empezar, aquí dejo el resumen de este mes de diciembre:

Resumen 2019-12

Resumen 2019-12

Este mes no se ve casi nada rojo. Menos mal. Aquí tenéis el detalle de los días, para que veáis la evolución:

Resumen 2019-12 (detalle)

Resumen 2019-12 (detalle)

Ahora, como siempre, los números claritos:

  • Días que he escrito: 26.
  • Días que no he escrito nada: 5.
  • Días que superé las 1999 palabras: 22.
  • Total palabras escritas: 82.216.
  • Media de palabras/día: 2.652.

Este mes hay poco rojo. pero lo hay. Aunque dadas las fechas (las fiestas y toda esa mierda) me puedo dar con un canto en los dientes. Debo aclarar que no estoy en una época de escritura pura y dura sino inmerso en un segundo borrador de la nueva novela. Eso ha implicado que, junto a fases de reescribir de nuevo escenas casi de arriba a abajo (sí, en el segundo borrador a veces ocurre eso), también he tenido momentos de apenas leer y tocar una coma. Todo junto me ha permitido mantener la media por encima de esas 1.999 palabras/día buscadas. Aunque no por mucho.

Vamos, que no me puedo quejar.

En cuanto al año (este primer año con estadísticas desde agosto), el resumen queda así:

Resumen 2019

Resumen 2019

  • Días que he escrito: 98.
  • Días que no he escrito nada: 50.
  • Días que superé las 1999 palabras: 77.
  • Total palabras escritas: 365.347.
  • Media de palabras/día: 2.457.

Y eso incluyendo un mes horribilis: noviembre. Aquí os lo dejo:

Resumen 2019-11

Resumen 2019-11

Como veis, en ese mes no pude escribir nada de nada. Pero nada. Tener el trabajo por la mañana y un curso que me llevaba toda la tarde tiene sus consecuencias: llegar a casa a las once de la noche y no desear ni loco ponerse a escribir.

El resumen implica 50 días sin dar palo al agua, pero que pese a ello los 98 que sí he trabajado han rentado ni más ni menos que unas 365.000 palabras/revisadas. Y eso en menos de medio año. No me parece nada mal. Extrapolando a un año entero, puedo llegar a las 600.000.

El resultado de 2019 me sabe a gloria. Más aún cuando en ese noviembre vio la luz mi primera novela, Efímera.

Como ya he dicho antes, estoy inmerso en el segundo borrador de una nueva novela. Este es el panorama con el que he terminado el año:

Progreso Nochevieja 2019

Progreso Nochevieja 2019

Estoy a medio camino de cerrar ese segundo borrador: página 282 de 513 actuales. Por ahora este monstruo está ocupando casi 240.000 palabras, el doble que Efímera. Está visto que, si me pongo el chip novela, no puedo escribir en formatos cortos. Me da miedo ver la cifra final cuando cierre el texto, algo que espero para este verano que viene. Hasta entonces, a seguir.

El año que viene deseo mejorar los números, que se empiece a hablar de Efímera (os dejo su página de GoodReads, donde ya hay algo) y que el nuevo monstruo encuentre editor.

No hay adiós.

PD: Aunque acabo de ver no soy el único que genera monstruos:

424.000 palabras, ni más ni menos. Y eso en un primer borrador. En mi caso, esa cifra siempre se queda corta en comparación con la final. No sé como es en Sanderson (nota mental: leer algo de él, que aún no conozco nada más que el nombre). Aunque, a decir verdad, lo de las 19.000 palabras en un día me huele raro, a muy primer borrador: cosas farfulladas que luego a va a tener que revisar a fondo.

PD 2: Mis lecturas de este año empiezan de manera rara: por primera vez en mi vida voy a hacer de lector beta de alguien. Espero poder hacerlo bien y aportar datos de valor.

Presentación de Efímera en Estudio en escarlata

No hay hola.

Estudio en Escarlata

Estudio en Escarlata

El próximo miércoles 20 de noviembre, a las 19:30, se celebrará en la librería Estudio en escarlata (c/ Andrés Mellado 52, Madrid) la presentación de mi novela, Efímera. Como maestro de ceremonia tendré el honor de contar con David Luna, toda una personalidad en lo referente a fantasía y ciencia ficción patrias: ha ganado los premios Utrera de Terror 2019, Chrysalis 2017, UPC 2016 y Domingo Santos 2016.

En dicho evento, de la mano de David, podréis conocerme a mí y a mi novela. Se trata de la primera vez que hablo en público, así que espero que los nervios no me paralicen. Por si acaso, me llevaré un termo hasta arriba de tila.

Si alguno ya está interesado en una copia física de la novela, puede asegurarse un ejemplar firmado entrando en contacto con llamando la librería (a través del teléfono 91 052 24 17 o del correo info@estudioenescarlata.com). Venga, que me los quitan de las manos, ¡me los quitan de las manos!

Allí os espero a todos, con los nervios a flor de piel si la tila no hace efecto.

No hay adiós.

Efímera, mi primera novela, sale a la venta el próximo viernes

No hay hola.

Tal y como reza el asunto de esta entrada, la semana que viene sale a la venta mi primera novela, Efímera. Se trata de una historia de aventuras marítimas (sí, con clara influencia de mi adorado William Hope Hodgson) en la que hay buenas dosis de fantasía oscura y algunas pinceladas de costumbrismo.

La obra supone el resultado de todo un año de esfuerzo, un año de trabajo y catarsis para tratar de superar una de las peores etapas de mi vida. El cabreo ante la situación vivida en el verano de 2017, y la energía que este me aportó, me hizo dejar de una vez a un lado la infructuosa creación de relatos cortos y atreverme a dar el paso a la larga extensión. Creo que he sabido orientar toda esa rabia interior dando lugar a una novela interesante y que engancha.

Como no podía ser menos, en la historia se muestra un poco de mi universo creativo personal, La Voluntad. En ella aparecerán conceptos que ya conocerán quienes hayan seguido mis cuentos aquí publicados.

Para poder entreverar la aventura fantasiosa con las vivencias más o menos realistas dentro de una nave antigua me he visto obligado a realizar un profundo trabajo de documentación. Por un lado el vocabulario náutico de las embarcaciones del siglo XVIII, y por otro las maniobras y trabajos que se hacen en ese tipo de naves. Se trata de la segunda vez que me peleo con esos temas. La primera la enfrenté con la fallida versión por entregas de Fuerza de mascarón. Espero esta vez se me haya dado mejor y haber pasado el examen. Con un suficiente me conformo.

En mi casa se dijo siempre eso de ‘Es de bien nacido ser agradecido’. Así que ahora toca el turno de dar las gracias a la gente que ha hecho posible esta publicación:

  • A mi familia, por el apoyo y la paciencia mostrada.
  • A la gente de Ediciones El transbordador, no solo por la confianza mostrada sino también por la profesionalidad y magnífico trabajo realizado. De verdad, da gusto verse implicado con semejantes profesionales.
  • De igual manera hay que dar las gracias al soberbio ilustrador Manuel Gutiérrez: ha conseguido una portada que impacta, ante la que resulta imposible quedar indiferente.
  • No puedo olvidar a Ferrán Valera, que se ha revelado como magnífico prologuista: muchísimas gracias por esas palabras de presentación.
  • Por último, pero no menos importante, no puedo dejar fuera de los agradecimientos a la gente con la que logré, allá por 2013, salir de los diez años de sequía creativa y depresión: los responsables del taller de Literautas, así como todos los que en él han participado. Gracias a sus ejercicios mensuales, sus comentarios y sus palabras logré recuperar la energía, el tono y la forma.

Antes de acabar esta entrada os dejo la portada y la sinopsis de la obra.

Efímera - portada y sinopsis

Efímera – portada y sinopsis

Espero que os animéis a coger la novela entre vuestras manos, oler el papel, subir a bordo y adentraros en los mares procelosos que en ella se describen. Os aseguro que no os arrepentiréis.

No hay adiós.

P.D.: ¿Queréis ambientación musical a la hora de leer la novela? Os recomiendo Ahab y sobre todo su asombroso The Boats of Glen Carrig (sí, de nuevo aparece William Hope Hodgson. Si es que lo bueno deja huella). Esa obra, junto al resto de trabajos de los alemanes, me ha acompañado durante mucho tiempo mientras escribía la novela. Nada mejor que música náutica para escribir una novela náutica. Además, por supuesto, hay que recordar a los ya mencionados en su momento Dokken y Trees of Eternity. A ellos quiero añadir, por derecho propio (horas y horas sonando en mis cascos), los fineses Insomnium. Habría muchos más artistas que mencionar, pero tampoco es cuestión de llenar esto de nombres y más nombres.

P.D. II: No puedo por menos que invitaros a unirse a la tripulación de El transbordador. Es una manera sencilla de ayudar a esta gente a seguir realizando su trabajo.

Resumen de escritura: octubre 2019

No hay hola.

Vaya mes, señoras y señores, vaya mes. Y el que me espera. Al menos en lo relativo a escribir. Antes de dar explicaciones, dejo ahí el resumen.

Resumen 2019-10

Resumen 2019-10

Se ve mucho rojo, ¿no? Pues ahora atentos a lo que viene, el detalle de los días del mes.

Resumen 2019-10 (detalle)

Resumen 2019-10 (detalle)

De todo esto salen los siguientes números, en especial tres de ellos muy tristes:

  • Días que he escrito: 21.
  • Días que no he escrito nada: 10.
  • Días que superé las 1999 palabras: 17.
  • Total palabras escritas: 106.158.
  • Media de palabras/día: 3.424.

Lo dicho: mucho, muchísimo rojo. El total y la media quedan distorsionados por los primeros cuatro días del mes, dedicados a pulir las galeradas. Lo grave sucede más allá de esos no del todo realistas primeros cuatro días. Entonces, tras unas semanas con cierta normalidad, sucede.

¿El qué? Pues que he empezado un curso por la tarde. No creo que deba decir en qué día concreto lo he iniciado, porque en la tabla se ve bien. A partir de él, cero patatero. No he escrito lo que se dice nada. Cosas de llegar a casa todos los días a eso de las 23:00 (más o menos). Y eso teniendo que levantarme al día siguiente a las seis de la mañanita. En definitiva: acabar los días rendido y deseando apagar el cerebro. Eso para que, en el fin de semana, me dedique a estudiar.

El curso de marras se prolongará hasta finales del mes que viene. Eso va a hacer que el segundo borrador de la segunda novela se quede en el dique seco hasta que el condenado curso termine. Con eso, ¿lograré completarlo antes de Nochevieja? Complicado lo veo, muy complicado. Pero tendré los últimos días de noviembre y todo diciembre para intentarlo. Me he quedado en más o menos la quita parte de su longitud. ¿Repasar los 4/5 que me quedan en apenas un mes y una semana? Se va a intentar. Al menos eso: se va a intentar.

Pero, ocurra lo que ocurra con el curso, algo bueno saldrá de este noviembre que viene. ¿El qué? Los que sigan el twitter ya lo sabrán. El resto solo tienen que esperar unos pocos días más y descubrirlo en esta misma web.

No hay adiós.

Wolfdux's Lair

Blog de relatos

Las lecturas de Miss Iracunda

Libros que leo y otras historias

Miss Iracunda

Relatos perversos, macabros y peculiares.

A %d blogueros les gusta esto: