• Libros Libres, magazine pulp

    Banner de la revista Libros Libres
  • Visiones fugaces: recopilación de microcuentos

    Visiones fugaces: recopilación de microcuentos
  • Renaissance: El nuevo ciclo de los mitos

    Renaissance: El nuevo ciclo de los mitos
  • Argonautas: I Antología y I Artbook

    Argonautas: I Antología y I Artbook. Nuevos ilustradores, nuevos autores. Y entre ellos este humilde servidor. ¡Sí!
  • Estoy en GoodReads

  • Esquirlas de Vacío

  • Si has caído en la sima ¿donas?

    PayPal Donate Button
  • Licencia Creative Commons

    Safe Creative #1410200141127

  • Anuncios

Cambios en los contenidos de esta web: un serial

No hay hola.

En efecto, tal y como reza el asunto de esta entrada dentro de unas semanas esta web empezará a alojar un serial. ¿Por qué? Os lo voy a explicar.

Tras más de veinte años escribiendo sólo relatos (veinte años interrumpidos por un paréntesis de casi nueve, eso sí) al fin he dejado que la realidad me dé una soberana bofetada: o escribo novela o esto no tiene el menor futuro. No pretendo compararme con ellos (Cthulhu me libre) pero me gustaría saber qué hubiera pasado con Poe o Lovecraft de vivir en esta España que me ha tocado sufrir. Ni un condenado editor les daría la menor oportunidad. ‘o escribe novela o nada, señor mío’.

Así que doliéndome mucho he optado por dejar de escribir relatos. Al menos por una temporada. ¿Cuánto tiempo? Calculo, a ojo de mal cubero, que en torno a medio año.

Quien conozca un poco esta web y sus contenidos (sé que al menos puedo contar dos perdonas que cumplen esa característica 😉 ) sabe que se centra en los relatos que escribo. Los relatos en sí mismos así como lo que opino de ellos, cómo me han surgido o los comentarios que han recibido en el taller de Literautas. ¿Qué pasará con la web si dejo de escribir relato? Uno podría decir que se quedaría vacía. Pero he decidido que no. ¿Cómo? Preparando un serial.

Llevo semanas metido hasta las cejas en un el texto, mi más reciente cuento ‘medio’. Con unas veinticinco mil palabras entra por derecho propio dentro del conjunto de los textos más largos que he acabado. Por supuesto no cuentan monstruos relegados al dique seco, como algún que otro borrador inacabado que tengo por ahí, cuarenta mil palabras o más que no han ido a ningún sitio.

Ahora mismo estoy ultimando el tercer borrador del cuento. Tercera vez que lo leo y reescribo buena parte de él. En cosa de días estará acabado ese borrador. Desde un tiempo atrás me he marcado escribir sólo tres borradores de las historias, tratando de cercenar así mi perfeccionismo (o inconformismo, o como se quiera llamar mi obsesión por reescribir y reescribir). Tras ello tocará imprimir el borrador y dejarlo en barbecho por lo menos dos semanas. Espero que con ese periodo de tiempo ‘olvide’ lo que he escrito y pueda darle el definitivo repaso. Eso me planta en que tendré el texto acabado a finales de octubre, como pronto. Si esos plazos se cumplen el serial podrá empezar en noviembre.

¿Qué encontraréis en ese serial? De entrada debo confesar que el cuento parte de un texto breve de Literautas. Los que tengan curiosidad podrán pasarse por mi sección de textos publicados y empezar a hacer apuestas sobre cuál de ellos acabará seriado. A ver si alguien acierta.

Pero no creáis que me he limitado a convertir setecientas cincuenta palabras en veinticinco mil. Mucha paja, podría pensar alguno. No del todo, no: el nuevo texto me ha permitido trazar un leve esbozo de uno de mis escenarios favoritos, la ciudad de Efímera. Esta creación mía apenas ha visto la luz hasta ahora. Tengo un relato ambientado en ella, ‘Los precios del avatar’. El texto canónico, por decirlo de alguna manera, que la vio nacer y crecer todavía lo tengo en la carpeta de ‘Área de trabajo’ (algún día, sí; algún día).

Junto al asunto de hablar un poco de Efímera el cuento ha crecido a base de tejer atmósferas y profundizar en el protagonista y su entorno. En esto puede que algunos piensen que ‘éste va a meter paja, mucha paja’. El concepto de paja siempre me ha parecido muy subjetivo. ¿Mete paja Stephen King cuando empieza a hablar de la vida y obras de las decenas de personajes de sus novelas? ¿Hablamos de paja cuando Ramsey Campbell se recrea en detalles ínfimos pero que página tras página te van machacando hasta obsesionarte? Hay gente que detesta a King porque tiende a crear mamotretos, y muchísimos más no soportan a Campbell. Pero se da la circunstancia de que adoro a esos autores. ¿Me veo influenciado por ellos? Negarlo sería una necedad.

Entonces, ¿Qué habrá en ese serial? Pues una versión barroca, o quizá gótica, o ambas cosas, del relato original. Adoro la literatura gótica, y disfruto como un niño cuando Lovecraft describe esos entornos alienantes por ejemplo en ‘La sombra fuera del tiempo’, en ‘En las montañas de la locura’ o el R’Lyeh de la mismísima ‘La llamada de Cthulhu’. Literatura arquitectónica, como yo la llamo. Pues en el cuento hay bastante de ello. En definitiva, una clara muestra de mi estilo desatado, sin las condenadas limitaciones de palabras.

El borrador ha acabado dividido en veinte episodios. La mayoría poseen más o menos la misma longitud (unas mil quinientas palabras), si bien hay uno más largo que el resto y un par más cortos. Esas cifras todavía no están fijadas: queda el periodo de barbecho y la última revisión. Pero espero no encontrarme con la necesidad de hacer demasiados cambios, y ninguno muy radical.

Veinte episodios, veinte entregas. Planificando una por semana eso me da un total de cinco meses de ‘ausencia’. Espero que en ese tiempo tenga una novela, si no acabada al menos sí muy avanzada. Desde noviembre de 2015 a abril de 2016. Un invierno enclaustrado tras el teclado. La idea me gusta, para qué negarlo.

Puede que entre medias me pase por Literautas y realice algún que otro ejercicio. Al fin y al cabo los ejercicios de esa web me están sirviendo como detonantes de buenas historias (lo de buenas lo digo yo, por supuesto). En definitiva, no niego que pueda acabar participando en algún ejercicio, pero tampoco aseguro nada.

A esto se reducen las novedades de las que quería hablaros. Espero no haber aburrido a nadie, y si lo he hecho lo siento. Ya avisaré cuando dé comienzo el serial, por supuesto.

No hay adiós.

Anuncios

Por ahora no hay segunda vez con Revista Argonautas

Revista Argonautas

Revista Argonautas

No hay hola.

Tras haber publicado en el nº 1, para el 2 de Revista Argonautas (con temática Viajes) rescaté del cajón un relato que envié a un concurso hace unos meses. Se trataba de uno de los pocos cuentos que además de encajar en esa temática entraba dentro de las limitaciones de palabras (aunque de nuevo me vi cortejando la extensión máxima, jugando al ‘pon, cambia y quita palabras’ sobre el filo de las dos mil quinientas). Pero al final, con la cifra de dos mil quinientas noventa y nueve, envié el cuento.

Y una vez enviado me he quedado ‘a la espera’ buena parte del mes. Dado que a fecha de hoy no hay respuesta positiva (algo que en el número anterior sí hubo, en forma de correo) doy por hecho que el cuento no aparecerá publicado.

Perfecto. Eso me abre el  camino para colgarlo aquí, en esta web, donde hace ya mucho que no publico un cuento propio.

La historia en cuestión, ‘Entre la bruma’,baila entre la fantasía oscura, el terror y el cuento tétrico, y constituye un pequeño homenaje a dos de mis autores favoritos. Quizá por tratarse de eso, de un homenaje que se adentra muchísimo en el terreno de la fanfiction, no me preocupa nada que no se publique de manera ‘seria’ sino aquí. La fanfiction tiene esas cosas.

Aun así he decidido a darle una vuelta más al texto, ya sin limitación de palabras, para que coja oxígeno y quede como de verdad ronda por mi mente.

Más aún, como homenaje a dos personas se me ha ocurrido la idea, puede que peregrina, de publicarlo en dos entregas: me parece la mejor manera, dentro de mi humildad, de recordar a ambos autores sin hacerle a uno menos que a otro. Las dos fechas escogidas son el nacimiento de uno de ellos y la muerte del otro. Entre ambas fechas hay un espacio de cerca de cuatro  meses, pero no me preocupa: al fin y al cabo se trata de un pequeño homenaje y quien quiera leerlas de golpe podrá esperar ese pequeño lapso de tiempo.

Bueno: continúo con la escritura de ‘Fuerza de mascarón’, del que ya me queda poco. Ya estoy con el desenlace. En apenas una semana espero darle carpetazo… por el momento. Como ya he dejado caer la versión de Tierra Quebrada no será la definitiva. Cuando termine con esa tarea (entre otras muchas cosas) retomo la escritura de ‘Entre la bruma’ y programo su publicación en la web.

No hay adiós.

Acerca de ‘La liberación’

No hay hola.

Escasos momentos atrás he publicado un microrrelato (de título ‘La liberación’) que mandé al concurso de Walskium. Los relatos que se podían presentar a ese concurso contaban con la lógica limitación de palabras, en este caso seiscientas. Siguiendo lo que ya se ha convertido en una funesta costumbre, me encontré con que el borrador superaba con creces ese límite. De nuevo a podar, a pulir y volver a podar. Odio esas limitaciones: se han vuelto en una de las principales razones por las que no participo en concursos. Para enviar algo cortado de lo que no me siento satisfecho, mejor no lo mando.

¿Qué ha sucedido con este cuento? Pues más de lo mismo, que no estoy nada contento con el resultado final que he enviado. Una historia que me permitía ilustrar un aspecto a mi entender interesante de la vida de Efímera quedaba cercenado por la condenada limitación de palabras. Por ello, y aunque he publicado esta versión inicial en el blog, el texto se unirá a los otros que tengo planificados para sufrir una labor de reescritura, ésta ya realizada sin el corsé del máximo de palabras.

Así que ahí lo dejo en la carpeta de pendientes, para que vaya barbechando. En un tiempo imposible de precisar lo tendréis a vuestra disposición. ¿Dónde? Pues aquí, claro.

No hay adiós.

Wolfdux's Lair

Blog de relatos

Las lecturas de Miss Iracunda

Libros que leo y otras historias

La desdicha de ser salmón

Pequeñas Literaturas por Aurora Losa

Miss Iracunda

Relatos perversos, macabros y peculiares.

A %d blogueros les gusta esto: