• Libros Libres, magazine pulp

    Banner de la revista Libros Libres
  • Visiones fugaces: recopilación de microcuentos

    Visiones fugaces: recopilación de microcuentos
  • Renaissance: El nuevo ciclo de los mitos

    Renaissance: El nuevo ciclo de los mitos
  • Argonautas: I Antología y I Artbook

    Argonautas: I Antología y I Artbook. Nuevos ilustradores, nuevos autores. Y entre ellos este humilde servidor. ¡Sí!
  • Estoy en GoodReads

  • Esquirlas de Vacío

  • Si has caído en la sima ¿donas?

    PayPal Donate Button
  • Licencia Creative Commons

    Safe Creative #1410200141127

  • Anuncios

No usar ‘ser’: un reto que debería durar por siempre

No hay hola.

Sólo dar un breve apunte. El taller de este mes de Literaturas va acompañado del ya habitual reto. Pero esta ocasión el reto reza lo siguiente:

Como reto adicional (no obligatorio), os proponemos una especie de juego: escribir el relato sin emplear el verbo “ser” en ninguna de sus conjugaciones.

La gente que me conoce del taller sabe de sobra lo que opino de ese verbo ‘ser’. Para mí, a pesar de lo mucho que se recurre a él, más que ayudar a los textos los embarra. ¿Por qué? Porque al incluir un verbo ‘ser’ en una frase suele tener como resultado el dejar por el camino un verbo mucho más ‘visual’ o ‘significativo’. Mi repulsión a ese verbo comodín se parece mucho a la que siento por los nauseabundos adverbio modales tipo ‘—mente’ que empiedran el camino al infierno literario.

¿Qué quiero decir con esto? Que el reto de este mes, el no usar nunca el verbo ‘ser’, no debería quedarse sólo a este mes sino que habría que vivirlo de manera permanente. No digo no poder usar ‘ser’ por el jamás de los jamases, pero sí evitar la sobreutilización que en el lenguaje oral se hace de él.

Bueno, ya he dicho lo que me pedía el cuerpo decir. Y sin necesidad de recurrir a un solo ‘ser’… salvo los de los ejemplos, claro 😛

No hay adiós.

PD: Sí, estas dos simples premisas de ‘buen hacer literario’ (evitar los ‘—mente’ y los ‘seres’) no las cumple la mayoría de autores que leo, afamados o no. Así ocurre que me provocan nauseas algunos textos y traducciones. Pero a ellos les editan; a mí no 😦

Anuncios

Sumergido en la creación

No hay hola.

Hace bastante que no pongo nada en el blog, pero no por inactividad: al contrario de lo que parece, llevo unos días de escritura casi febril preparando relatos para concursos y talleres. Por desgracia el que esas iniciativas tengan una extensión limitada (a veces demasiado reducida) hace que algunos de los relatos se me vayan de las manos, superando de lejos la extensión máxima. La idea inicial se desarrolla casi sola y descubro que tengo demasiado que contar para esa limitación de palabras.

¿Qué pasa entonces? Que el texto que ‘se me ha ido de las manos’ no lo abandono: al contrario, doy gracias a ello dado que así tengo uno nuevo y no esperado texto de extensión media o larga. Pero como no me gusta dejar vacío algo en lo que ya me he puesto intento sacarme de la manga otra historia para ese concurso o taller. A preparar un nuevo guión y rezar para que de éste no surja otra idea demasiado larga. Lo importante es lograr una historia que encaje en la extensión obligatoria.

En otras palabras: los cuentos e historias se reproducen casi como hongos.

Así que en eso estoy, adaptando unos relatos a extensiones de palabras limitadas y explayándome con otros que ya están ‘descontrolados’. Y encantado de que eso acurra, que crezcan solos, por supuesto. Lo único preocupante es que no sé que hacer con esos ‘descarriados’ una vez los acabo, dado que por lo general no encajan para concursos. Quizá algún día sirvan para enviarlos a un editor e intentar publicar una recopilación de relatos. Ojalá.

Entre tanto lío de relatos sólo me mantengo activo de manera visible en mi cuenta de twitter. Ahí me encontrará quien quiera saber las últimas cosas mías.

No hay adiós.

PD: hace días me creé una cuenta en facebook pero admito que no tengo ni idea de cómo va eso. Y siendo sincero entre escribir, este blog y el twitter tampoco tiempo como para colgar allí cosas diferentes. Quizá con el tiempo, pero por ahora me muevo más cómodo en twitter.

La maldita perfección digital

No hay mayor maldición que tener ínfulas de escritor, poseer un carácter perfeccionista y usar un procesador de textos: juntando esos ingredientes eres carne de Sísifo cibernético.

Escribo luego soy

Escribo luego soy. Pero el Ser no debe abarcar el Todo: su abuso hace que un texto deje de Ser para convertirse en Nada. En el No–Ser.

La mente viciosa

La mente debe dominar la escritura, pero no tanto como para que la -mente esté por todas partes.

Wolfdux's Lair

Blog de relatos

Las lecturas de Miss Iracunda

Libros que leo y otras historias

La desdicha de ser salmón

Pequeñas Literaturas por Aurora Losa

Miss Iracunda

Relatos perversos, macabros y peculiares.

A %d blogueros les gusta esto: